Yamaha FZR 600
Noticia

La Yamaha FZR 600 Genesis la moto que fue creada pensando en el futuro

La Yamaha FZR 600 o Yamaha Genesis 600 es una moto que hoy en día tenemos algo olvidada, ya que, para ser sinceros, no ha envejecido muy bien a nivel estético ni mecánico, pero en 1989, cuando se presentó, era la caña.

La Yamaha FZR 600 trajo consigo unas cuantas novedades a nivel técnico que eran bastante rompedoras por aquella época. El chasis era de tipo delta box construido en acero, una palabra que estaba muy de moda en la casa de Iwata en aquellos años. Quizá lo más rompedor de esta moto es que el propulsor estaba colocado de forma inclinada hacia adelante, con los cilindros formando un cierto ángulo con la vertical y que en el fabricante japonés llamaban el concepto “Génesis”, de ahí su apellido.

En el apartado mecánico, la moto estaba animada por un tetracilíndrico de 600 cm3 con refrigeración líquida y alimentado por una bancada de cuatro carburadores. Tenía 16 válvulas, a diferencia de su hermana mayor, la Yamaha FZR 1000 exup, que contaba 20 en su culata. Aun así, la potencia alcanzaba los 91 CV, casi los mismos que la CBR 600 coetánea, que erogaba 93.

Yamaha FZR 600

En cuanto a la parte ciclo, estaba en la línea de casi todas las deportivas de aquella época. Hay que reconocer la valentía que tenían algunos pilotos a comienzos de los años 90 para subirse a estas motos. Las mecánicas empezaban ya a despuntar y a ofrecer potencias de infarto; sin embargo, los chasis, frenos y suspensiones de aquella época iban varios pasos por detrás. Quizá lo más destacable de sus ciclística era el reducido peso en vacio: 180 kg.

Para completar el paquete, he de destacar la rueda de 140 60 R18 con la que salían de fábrica las primeras series. Hoy en día hay motos de 125 que llevan más goma atrás. También me resulta curioso la llanta trasera de 18 pulgadas, algo muy inusual en las deportivas, mientras que adelante se optaba por la omnipresente medida de 17.

Como suele ser habitual con las deportivas, el modelo fue sufriendo diferentes actualizaciones en ciclos cortos, y con cada año que pasaba iban mejorando cosillas aquí y allá. Las últimas versiones ya daban 97 CV de potencia y además contaban con frenos mejorados y unas ruedas más acordes a la potencia del modelo. Estéticamente también sufrió algunos cambios a lo largo de su vida. Las primeras venían con un característico y atractivo bifaro frontal, muy de los ochenta, que, desgraciadamente, dio paso a los pocos años a una óptica trapezoidal siguiendo los cánones estéticos de los noventa.

Yamaha FZR 600

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *